La muerte de una feminista de izquierda

Laverne

Estoy viendo esta muerte,
y desde ahora
                adorno estos huesos con flores,
quedan en la memoria
       de la belleza de un amanecer
       de tristezas efímeras
          cuando los simios se animan
           a gritar a tu “burguesa” manía de beber
                                           en lo fino de tu salario,
llueven angustias trasnochadas,
y se arriman el mueble de la felicidad
                       a tu prima hermana la soledad,
y luego,
la culpa feminista de derecha
                    arruina tu sonrisa
                     chantajista al genérico ser
                             de un feminismo individualista,
y tus amigas,
las brujas capitalistas,
ya no te invitan a birrear de la contrariedad,
y pides perdón a la Rosa Roja en una noche de enero,
cuando el anhelo del cambio murió hace siglo
                                           con la maldita revolución,
y ya no sabe como
           exhumar la contradicción y ganar,
           sacar los huesos a correr
                    en ríos de debates,
           empujar a la pura adición,
                              del cuerpo desaparecido,
                               a imaginar las respuestas de izquierda,
           y ver las marcas de aquella sonrisa
                en lo blanco de una petrificada
               quijada que aún dibuja la mirada
                          de una muerte por inanición
                              causada por la pasión nunca consumada
                                      en los cuestionamientos sacados
                                         del banquete de tus gritos de rebelión
                                              a teorías que solo reproducen lo peor
                                                                            de la infinita división.


2019-02-06 14:30:00 UTC