Escuchando tus pájaros volar

Laverne

(En algún lugar de Valencia)

acá el suelo está quieto
                 lo que permite cierta estabilidad,
la propiedad de una apacible
                    comodidad nos deja mostrar
como los secretos en el medio del mar
que nos aplaude la felicidad,
es como acariciar
          una apacible comodidad de
                       una ciudad que no parece tener
                              un ser que mueva la necesidad
                                     de multiplicarse sin matarte
                                          la posible pasión que buscaré
                                                             en un San José que aún
                                                                  no encuentra la llave de
                                                                      no tirarse a la voluntad
                                                                      de resolver al mundo en una o tres mil mañanas,

y ya quiero esperar el arribo
de amarte en un conjunto que
nos logre situarte en la posición
de quitarte la rutina sin
                                     querer entrar en otra rima
                                                                              fría de la renovación de tu situación,
                                          y la mía…
que no quiere los momentos en donde resolvemos
con cantinas en un camino periférico
                                                         para no seguir nuestros primos atmosféricos,

así estoy,
sintiendo tus pájaros volar,
y solo escucho las alas que traman una partida hacia su necesidad,
todas simples comodidades
                                     de seguir la rutina
                                                            de visitar los mismos sentidos
y los oídos ya no quieren amarar el
                                                     sentido de los caminos del habla
              que nos entabla la vieja necesidad
                                                               de verte volar con nuevas alas
así estoy

           en la pasión de verte en una rebeldía antigua
                                         y sostenerte en los principios de la caída del Estado
                                               (viejo noble principio que amago)
pero aún tienes un año que
                                     no logra respetar la libertad, ni la fe
                                te vas cuando podés tener acceso a los viejos escritores
donde podés vivir tu rebeldía de barrio que compartimos porque
                                            nacimos donde no nace el nuevo mundo pero, sí escucho
                                                                                    mudo cuando me hablas sin voz
otra vez,
donde existe un momento
                                   atroz donde estás vos,
y no querés cambiar, al parecer,

y yo tampoco

por otro lado,
veo como la admiración de una idea te pone
                                                        una muralla vieja, como simples
iglesias inútiles en el centro de una ciudad que solo duerme cuando tiene frío
que no tiene ninguna sociedad humana
                                       solo trozos de pasados ideales
y yo,
aunque sí veo el error de tu verdad
                                           quiero abrazarte desde la trinchera de la solidaridad
y desde el campo común que compartimos,
                                        aunque no queramos cambiar nuestros rumbos
estaremos al lado de un estadio, causa que dará
                                                         el sentido del nuevo amanecer
que estará en los ojos de nuestras hijas-hermanas
                                                                   que no lograremos conocer,
así de sincero es nuestro trabajo
                                                  sin ambición ni producción a destajo
es nuestros atajo de clase que
                                           no quiera lograr al estilo
                                                                de los jefecillos de un
                                                         club de vanidad que creen armar
                                                       es la solidaridad de un acumulación
                                                     de gritos de grillos en una
                                                    noche donde necesitas dormir para
                                                    trabajar en aprender a amar,
y sobretodo,
armar el filo de nuestros dichos que
                                nos despiertan como el osado reloj
                                                  de una mañana fría donde no estás,
aún desde aquel árbol de espinas que nos roza
                                          la cara cuando caemos en las garras de la rutina

y sobretodo,
en la idea de continuar un camino
                                        sin preguntas ni historias de solidaridad,
es romper con la comodidad de la vías
                                                           hacia la multiplicación absurda
es saber vivir juntos pero no con libros absurdos
de una superación efímera
es abrazar los árboles por las raíces
                                                         y vivir más seco,
pero fuerte en las bases...
así imagino cuando toco
                                tu cara que aún no toco
desde el alma de un deseo
de una noche
que no acaba hasta que muera


2019-01-05 20:06:00 UTC