En busca del monte de la felicidad

Laverne

En busca del monte de la felicidad no me he
                      encontrado con un bloque hecho casi humano,
uno que no tenía pies pero se arrastraba como un
                      tipo dormido en el amanecer,
y no una cara con barba de árabe
                      mirándome estático y sin vida,
nadie olvida como un simple extraño
                       de un bar decadente podría ser su hermano galáctico,
madre en la conexión de la situación de la solidaridad
                               es cada vez más feliz de no aparecer
                               mientras el olor de la felicidad llega hasta mis ojos,
y los lumpes no ven en mí un compañero,
y me alegro,
solo quiero evolucionar,
y no puedo,
solo quiero el instante de una de mis derrotas de conciencia,
que no ayuda a chorrear una pasado de
                                palabras que nadie lee solo mi
                                propia satisfacción de esta primera
                                 ocasión donde amarro aquella vuelta, amiga,
la dulce reencarnación en el futuro
                   que no tira besos de conciencia,
pero ahora,
entre intentos,
he perdido la paciencia de esperar la luz apagada
                                debajo de un río que no existe pero
                                insiste en amarte en esta vida,
parte que deja volar las ideas de tubería,
pero,
¿para qué?
para  que una nueva rutina aparezca y haga que
                   crezcan raíces en las nalgas de la
                   espera que solo quiere tocar el borde
                   de tus ansias de llorar de felicidad,
en fin,
acá en el río de pedazos de consumidores de ideas falsas estoy
                       pensando en como evolucionar
                       de un simple y humilde trago compartido
                       a una noche de brío,
así de simple es como cae el hecho
                      en el suelo para que todos puedan
                      tocar un poco de anhelos pasados
                     que son nuestras futuras escenas donde
                     puedo oler tus pies en una arena
                     infinita y un dolor que causa
                     alegría, ya que se puede soportar,
                     precisamente por tu anarquía que deja llover
                     las tarde de sol para poder amar la humedad
para no crecer en nuestro monte casi humano,
ya que va más allá que la felicidad.


2019-01-09 21:10:00 UTC