viernes, 11 de enero de 2019

Llevando al alma a quemarse los pies

Solo puedo mentir cuando no escucho aquello,
ves,
aquello donde en medio de un sol arenado
            se te quemen los pies del alma que empiezan
            a correr hasta nuestros caminos encontrados,
y yo,
por otro lado,
no me siento aún consumado por tu pasión
                            de aquellos barrios del sur
                            donde podemos tramar una escapada
                            en los terrenos de nuestras almas llenas
                            de terror y valor por velar el momento
                            del reencuentro de nuestras historias que
                            inició un fin próximo con el final de un
                            último acompañamiento de un viejo que
                            va hacia una vida que no viviremos,

la cual seremos arquitectos del sufrimiento de lo imposible,

y así,
llevaremos nuestros vacíos de nuestra
            fe compartida solo en el deseo difuso de
            volver a verte de lado solo para querer
            contradecirte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario